Tartas

VIAJANDO CON DULCES 5 – AUSTRIA

Llegamos a nuestro quinto día y su destino es Austria. Vamos a su capital Viena y nos alojaremos en el Hotel Sacher donde se creó la Tarta Sacher o Sachertorte.

En 1832 el Príncipe KlemensWenzel von Metternich encargó a su chef que preparase un postre especial para sus invitados. Éste cayó enfermo y dejó que su joven aprendiz, Frank Sacher se encargase. Aunque la tarta fue un éxito obtuvo su fama años después.

Una tarta sencilla compuesta por un bizcocho de chocolate cortado por la mitad, rellenado de mermelada de albaricoque y cubierto con un glaseado de chocolate.


TARTA SACHER

Ingredientes

Para el bizcocho

  • 6 huevos
  • 180gr de azúcar
  • 150gr de mantequilla
  • 150gr de chocolate para fundir
  • 200gr de harina
  • 1 y ½ cucharaditas de levadura en polvo

Para el relleno

  • mermelada de albaricoque

Para el glaseado

  • 200gr de chocolate para fundir
  • 150ml de nata liquida
  • 25gr de mantequilla

Preparación

Para el bizcocho

  1. Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos el molde con spray desmoldeante.
  2. En un bol ponemos a fundir el chocolate con la mantequilla y lo dejamos templar. Batimos los huevos con el azúcar en la amasadora hasta que doblen su volumen y queden bien esponjosos.
  3. Le agregamos el chocolate y la mantequilla fundidos poco a poco para que no se baje la masa.
  4. Por último le incorporamos la harina y la levadura tamizadas y mezclamos con ayuda de una lengua hasta que tengamos una mezcla homogénea.
  5. Lo vertemos en el molde y cocemos durante unos 30 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo éste salga limpio. Una vez este cocido el bizcocho lo dejamos enfriar en rejilla.

Para el glaseado

  1. Para el glaseado ponemos la nata en un cazo y llevamos a ebullición, le echamos el chocolate cortado a trozos y removemos suavemente para que se mezcle y con cuidado que no se nos formen burbujas.
  2. Le agregamos la mantequilla y mezclamos bien.

Montaje de la tarta

  1. Cortamos el bizcocho por la mitad obteniendo así dos capas. Rellenamos con la mermelada de albaricoque y ponemos la otra capa de bizcocho.
  2. Lo dejamos en nevera mientras así nos será mas fácil bañarlo.
  3. Ponemos la tarta sobre una rejilla y vamos vertiendo el glaseado procurando que no este muy caliente y cubriendo bien toda la tarta.
  4. Podemos ayudarnos de una espátula para alisar un poco la parte superior.

Nos vemos mañana con un nuevo destino y nueva receta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *