Cheesecake

VIAJANDO CON DULCES 2 – JAPÓN

En nuestro segundo día de este viaje virtual llegamos a Japón. Aquí encontraremos una receta muy sorprendente, la cheesecake japonesa. Una cheesecake que no tiene nada que ver con los que estamos acostumbrados, tiene una textura muy ligera como si fuese un soufflé.

El chef japonés Tomotaro Kuzuno viajó a Alemania en la década del 1960 y probó la käsekuchen, un tipo de cheesecake alemana. Cuando regresó a Japón preparó una combinación de la cheesecake alemana y la del estilo norteamericano y así nació la cheesecake japonesa.

Aunque pueda parecer complicada de prepararla, es muy sencilla. Sólo hay que seguir bien los pasos y usar ingredientes de calidad, ya que su sabor depende de ellos. Su textura tan esponjosa la hace irresistible.


CHEESECAKE JAPONESA

Ingredientes

  • 100 ml de leche
  • 45 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar
  • 425 gr de queso crema
  • 6 yemas
  • 50 gr de harina
  • 50 gr de maicena
  • 6 claras
  • 1/2 cucharadita de cremor tártaro

Preparación

  1. Precalentamos el horno a 160ºC y ponemos agua en la bandeja del horno y la dejamos dentro, ya que la cocción es al baño Maria.
  2. En un bol ponemos la mantequilla junto al azúcar y lo batimos.
  3. Añadimos la leche caliente al bol y seguimos mezclando.
  4. En otro bol ponemos las yemas junto al queso crema y lo batimos ligeramente.
  5. Incorporamos las yemas y el queso a la mezcla de mantequilla, azúcar y leche y seguimos batiendo.
  6. Agregamos la harina y la maicena tamizadas a la mezcla.
  7. Montamos las claras a punto de nieve junto al cremor tártaro.
  8. Por último incorporamos las claras montadas poco a poco y mezclamos con una espátula con movimientos envolventes.
  9. Vertemos la massa en el molde y lo metemos en el horno.
  10. Dejamos cocer unos 60 minutos.
  11. Cuando esté cocido apagamos el horno y abrimos un poco la puerta y esperamos unos 5 minutos, después abrimos un poco más y esperamos otros cinco minutos, la sacamos del horno y dejamos que se enfríe sobre una rejilla. Podemos pasar con cuidado un cuchillo por el borde del molde para que sea más fácil desmoldar y no se agriete por arriba.
  12. Desmoldamos cuando esté frio y podemos espolvorear un poco de azúcar glass.

NOTAS:

– si vamos a usar un molde desmontable es mejor forrar la base con papel de aluminio para que no le entre agua durante la cocción.


Nos vemos mañana con un nuevo destino y nueva receta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *